Cómo un multimillonario australiano salvará el planeta desde Río Negro: el proyecto Pampas

 La línea de tiempo de los anuncios

Noviembre de 2020. En su primera actividad pública en aislamiento, el presidente Alberto Fernández, acompañado por el ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas, se reúne por video conferencia con el magnate oriundo de Perth (Australia) Andrew Forrest y el ex medio scrum argentino Agustín Pichot. En ese encuentro, los últimos les comunican a los primeros la intención de la empresa Fortescue Future Industries de la cual Forrest y Pichot son fundador y presidente y presidente para América Latina respectivamente de invertir en proyectos verdes en Argentina.[1]

Fines de julio de 2021. Forrest viaja a Buenos Aires en su jet particular y se encuentra con el presidente, comprometiendo una inversión para la producción de hidrógeno verde (trasciende la cifra de 3000 millones de dólares). En ese mismo encuentro, Fernández remite a Forrest a la provincia de Río Negro para evaluar esa chance con la gobernadora Arabela Carreras.[2]

Agosto de 2021. Carreras, que desde junio cuenta para Río Negro con un Plan Estratégico de desarrollo de hidrógeno verde elaborado sobre la base de un informe encargado al Instituto Fraunhofer de Alemania, valora positivamente esa iniciativa y firma un acuerdo marco con Fortescue y el Gobierno Nacional, tras un encuentro en Buenos Aires con Pichot y la CEO de la empresa Julie Shuttleworth[3] (por videoconferencia), el ministro Kulfas, y el embajador de Australia en Argentina Brett Hackett, entre otros.[4]

Fines de octubre de 2021. Fortescue anuncia su intención de invertir en Río Negro (transciende la cifra de 6000 millones de dólares).[5] Propone instalar una planta de amoniaco verde en Punta Colorada (en Playas Doradas, Sierra Grande) con una producción diaria de 20.000 toneladas de ese químico sintetizado a partir de nitrógeno atmosférico e hidrógeno verde. Para que tanto el hidrógeno como el amoniaco sean efectivamente verdes, la energía a utilizar en todos esos procesos debe ser renovable, por lo que el anuncio incluye la instalación de tres parques eólicos por un total de 2.000 MW con 400 aerogeneradores de 5 MW cada uno.[6] (En declaraciones periodísticas posteriores, Julie Shuttleworth declaró que la idea era llegar a generar hasta 10.000 MW de energía renovable, lo que equivale a un 25% del consumo energético del país.[7]) Para producir el hidrógeno verde hace falta agua, y los medios periodísticos dejan trascender la posibilidad de utilizar agua subterránea.[8] Los anuncios hablan también de la intención de la empresa de instalar parques solares de 500 MW en Salta o Jujuy para completar la necesidad energética de la planta (la planta anunciada requiere 2.300 MW y la instalación de los parques eólicos suma 2.000 MW).[9]

Y así llegamos a la COP 26 de Glasgow (Escocia) realizada en noviembre de 2021. Los 3.000 millones de dólares de julio que habían aumentado a 6.000 millones en octubre, trepan ahora a 8.400 millones. Por primera vez se arroja un número de puestos de trabajo: 65.000 (15.000 directos + 50.000 indirectos).[10] Y también por primera vez se habla de la posibilidad de usar agua de mar (una opción muy probable, aunque hoy sabemos no es definitiva[11]).

Fortescue Future Industries

Fortescue Future Industries (FFI) es una subsidiaria de Fortescue Metals Group, la empresa multinacional en minería de hierro que hizo multimillonario a Andrew “Twiggy” (=“ramita”) Forrest.[12] FFI se dedica a una variedad de proyectos vinculados con las energías renovables y la transición energética. En cuanto a número de empleados FFI categoriza como pyme: declara unos 50 en todo el mundo.[13]

Forrest es, junto con el ex primer ministro australiano Malcom Turnbull (con quien fundó la Green Hydrogen Organisation), un entusiasta promotor del hidrógeno verde y un acérrimo enemigo del llamado hidrógeno azul (hidrógeno producido a partir de metano con captura y almacenamiento de CO2).[14] (Esto último explicaría por qué razón, hasta el día de hoy, FFI no se integró al consorcio H2AR patrocinado por Y-Tec, un lugar lleno de petroleros.[15]) Los sueños de “ramita” además de verdes son altos, altísimos. A nivel mundial piensa producir 15 millones de toneladas de hidrógeno verde para 2030 y 50 millones para 2050.[16] Teniendo en cuenta que la Agencia Internacional de Energía anticipó en su informe de mayo de 2021 que se necesitarán 520 millones de toneladas de hidrógeno bajo en carbono para alcanzar el Zero-neto en 2050 (previendo que de ese total un 62% será verde y un 38 azul), resulta que con sus 50 millones de toneladas de hidrógeno verde, el magnate australiano piensa cubrir más de un 15% de la producción mundial de ese vector. [17] Cosa curiosa que una empresa con poco más de 18 años de vida (el grupo minero Fortescue Metals, Fortescue Future Industries en realidad tiene solo 3) se anime a hacer proyecciones para dentro de treinta años.

En nuestro país, la sociedad Argentina Fortescue Future Industries SA se constituyó el 22 de junio de 2021. Su presidente es Agustín Pichot y su vicepresidente Fernando Hugo Rizzi, actual secretario de la Unión Argentina de Rugby. AFFI categoriza como empresa polirubro; tiene por objeto realizar, por cuenta propia o ajena, en forma independiente o asociada a terceros, dentro o fuera de la República Argentina, las siguientes actividades: (a) el desarrollo y explotación de todo tipo de energías, incluyendo pero no limitándose a energía eléctrica a partir de fuentes de energía variables y/o no convencionales existentes y/o a crearse a futuro, tales como energías eólica, geotérmica, hidroeléctrica y solar; (b) el diseño de ingeniería, desarrollo, ejecución, fabricación, importación, construcción y montaje de equipos y proyectos, relacionados con la producción de energía eléctrica a partir de aerogeneradores, molinos, convertidores de energía eólica, placas y paneles solares, chimeneas solares e, instalaciones fotovoltaicas u otras a crearse en el futuro; (c) la fabricación, importación, construcción y montaje de equipos y proyectos relacionados con tales fines, y, además, la prestación de servicios o asesoría en la comercialización de tales activos; (d) la producción, generación, exportación y en general la comercialización de materias primas, elementos y productos químicos, incluyendo pero no limitándose a amoniaco, fertilizantes e hidrógeno y metales, producidos o generados con las energías referidas precedentemente; (e) el diseño, planificación, ingeniería y operación de instalaciones, estructuras y sitios industriales que permitan el almacenamiento, transporte, venta, exportación y comercialización de dichos productos.[18]

El proyecto Pampas

Si bien es complejo analizar un proyecto que aún no fue presentado formalmente (o sea que no existe), que busca producir a escala masiva un producto que casi ni se produce (o sea que no existe: menos del 1% de la producción mundial de hidrógeno es verde), con el objeto de abastecer un potencial mercado a nivel mundial (o sea que no existe), aun así haré ese intento sobre la base de los anuncios del gobierno y la propia empresa y de transcendidos periodísticos (a veces contradictorios entre sí).

Lo primero que hay que decir sobre el proyecto Pampas es que difiere en varios puntos importantes del proyecto presentado por el instituto alemán Fraunhofer en su informe elaborado por encargo de la provincia de Río Negro, el cual forma parte de su Plan Estratégico. Junto con Hernán Scandizzo hemos analizado el Informe Fraunhofer en otras publicaciones, de manera que aquí solo destacaré del mismo aquellos aspectos que en principio contrastan con el de la minera australiana (digo “en principio” porque, como comenté, a este último se lo conoce solo en base a anuncios y trascendidos).[19]

Con respecto a los tiempos. El proyecto se llevaría adelante en cuatro etapas, si bien el gobierno nacional había hablado inicialmente de tres.[20], [21] Ciertas fuentes indican que cada etapa, de dos años de duración cada una, tendría montos de inversión equivalentes (25% del total).[22] La primera de esas etapas correspondería a la “puesta en marcha” y las restantes a la “expansión de las plantas”.[23]

Algunos hablan de una primera fase piloto (supongo que corresponde a la primera de las cuatro etapas que mencioné), con una producción de 35.000 toneladas de hidrógeno (teniendo en cuenta que se requiere de 1 tonelada de HV para producir 5 toneladas de AV,[24] esa cantidad de hidrógeno corresponde a unas 175.000 toneladas de amoniaco verde), aunque no es claro si ese monto corresponde a producción diaria o anual (seguramente es anual, ya que otras fuentes refieren a una primera planta de producción de 650 toneladas de amoniaco diarias, lo que equivale a 237.250 toneladas anuales, algo más que las 175.000 indicadas anteriormente[25]) y 1.200 millones de dólares de inversión (no 2.200 como señalan otras fuentes[26]).[27] La planta piloto correspondiente a esta fase estaría operativa para 2022.[28] Luego vendría una primera etapa productiva, con 215.000 toneladas de HV y una inversión de 7.200 millones que se extendería hasta 2028 (esta primera etapa productiva correspondería en realidad a las restantes tres etapas que siguen a la primera fase piloto).[29] Otras fuentes, en cambio, informan que esta etapa se extendería hasta 2030.[30]

Trascendió que la empresa pretende alcanzar una capacidad de producción de 2.200.000 toneladas de hidrógeno verde hacia 2030 (aunque algunos medios informaron que ese monto corresponde a amoniaco verde, no a hidrógeno verde[31]), equivalente a un 10% del consumo eléctrico de Alemania en un año (aproximadamente un 40% del consumo eléctrico de Argentina) y que hacia 2028 alcanzaría una potencia que duplica lo asignado por el Plan Renovar.[32] 2.200.000 toneladas de hidrógeno verde corresponden a más de 11 millones de toneladas de amoniaco verde (unas 30.000 toneladas diarias, un 50% más de las 20.000 toneladas diarias de amoniaco anunciadas en octubre[33]). Otras fuentes hablan de una producción anual de hasta 9.130.000 toneladas anuales de amoniaco verde (25.000 toneladas diarias de ese producto). Para alcanzar la cifra de 9.130.000 toneladas de amoniaco se requieren 1.826.000 toneladas anuales de hidrógeno, lo que no está muy lejos de los 2.200.000 anunciados.

De todos modos, como puede verse, todas las cifras del proyecto siguen siendo confusas, y, según algunos analistas, no se condicen con otras cifras de producción y con los costos de inversión anunciados por el propio gobierno.[34]

La infraestructura del proyecto Pampas y su posible ubicación

El proyecto Pampas contempla la instalación de tres parques eólicos (aunque ciertas fuentes mencionan cuatro), una planta desaladora (que tratará el agua de mar que irá a los electrolizadores), una planta de producción de hidrógeno verde, una planta de producción de amoniaco verde, y un puerto de aguas profundas.

Muy probablemente, la planta de hidrógeno y la de amoniaco estarán cerca del puerto. Obviamente también la planta desaladora estará próxima a la costa. La ubicación de los molinos es más incierta; de hecho, es uno de los secretos mejor guardados por la empresa y los gobiernos. (En su paso por Viedma el pasado 26 de noviembre, Pichot ni siquiera pudo precisar los lugares en donde se instalarían las torres para efectuar las mediciones de los vientos.[35]) La gobernadora Carreras deslizó la posibilidad de que el o los parques eólicos se instalen en la Meseta de Somuncura (protegida por decreto Nº 356/86 y establecidos sus límites por decreto Nº 1437/2004).[36] Al preguntársele en una entrevista de prensa sobre si, al proyectar la localización de los parques eólicos se iba a tener en cuenta la realidad del programa de conservación del cóndor andino en Sierra de Pailemán, la gobernadora ensayó la siguiente respuesta: “por supuesto todos los estudios ambientales se están realizando, no solo los estudios ambientales sino de suelo, de terreno, de vientos, todos los aspectos a tener en cuenta. También tenemos allí una zona protegida islote lobos, un nuevo parque, es decir todo el escenario ambiental se está estudiando adecuadamente y además recordemos que la meseta de Somuncura tiene tres millones y medio de hectáreas es decir es amplísima zona en la cual ser estudia con precisión. En este momento estamos en un nuevo proyecto de estudio con precisión las características de cada uno de los lugares, en tres millones y medio de hectáreas hay una variedad ambiental muy grande que se está teniendo en cuenta.”[37]

Naturalmente, la ubicación de los parques eólicos dependerá del estudio de vientos, los cuales suelen demandar entre 12 y 18 meses.[38] La propia CEO de la empresa reconoció que “(l)os estudios de los vientos en estos proyectos son de dos años, pero acá serán de 12 meses”, sin justificar esa decisión (¿la urgencia ante el cambio climático?).[39] Por último, Pichot reveló en la conferencia de prensa en Viedma que la instalación de los mástiles para los estudios de vientos fueron encargados a una empresa argentina, y que eso demandará varios cientos de miles de dólares.[40] Versiones periodísticas dan cuenta de que esa empresa argentina (o una de ellas) podría ser la empresa pública mendocina IMPSA (Industrias Metalúrgicas Pescarmona Sociedad Anónima), de la cual Marcelo Kloster, asesor del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación, presente en la conferencia de prensa del 26 de noviembre en Viedma, es director “clase C” por parte del gobierno argentino.[41], [42], [43]

Ok, no sabemos dónde, pero ¿sabemos al menos cuántos molinos eólicos tiene previsto plantar Fortescue en territorio rionegrino? En octubre se había hablado de 400 de 5 MW. Otras fuentes fueron un poco más precisas: 400 aerogeneradores de entre 5 y 6 MW.[44] En su momento la agencia Telam informó cientos.[45] Sin embargo, en la conferencia de prensa de Viedma, Shuttleworth comentó que el tamaño de las granjas eólicas aún no se había evaluado.[46] De todas formas, dada la magnitud del proyecto, es obvio que se piensa en parques eólicos de un tamaño inmenso.

Sin duda, la producción de hidrógeno verde exige muchísima generación de energía eólica. Algunos analistas han advertido que para reemplazar con hidrógeno verde la actual producción mundial de hidrógeno gris (unas 70 millones de toneladas) haría falta disponer de toda la capacidad mundial actual instalada en eólica y solar[47] (recordemos que solo Fortescue piensa producir 50 millones de toneladas para 2050).

Todas las fuentes coinciden en reconocer la enorme superficie que demandará el proyecto Pampas; de hecho, la amplia extensión territorial y la baja densidad poblacional son dos de los puntos fuertes que empresa y gobiernos destacan en Río Negro.[48] En esta provincia, el actual parque eólico Pomona de la empresa Genneia cuenta con 29 aerogeneradores distribuidos en 4.500 ha.[49] Si la relación aerogeneradores/superficie del proyecto Pampas es como en Pomona, la superficie cubierta por los 400 aerogeneradores equivaldría a tres ciudades de Buenos Aires. Del mismo modo, las dos etapas proyectadas del parque eólico de Cerro Policía (1.000 MW) ocuparían casi 17.000 ha (equivalente al 85% de la ciudad de Buenos Aires).[50] La región patagónica posee un potencial de producción de más de 300 toneladas de hidrógeno eólico (o verde) al año por kilómetro cuadrado, así lo muestra un estudio publicado en 2014 por investigadores de la Universidad Nacional de Córdoba. Estimando un máximo de 500 toneladas por kilómetro cuadrado (el máximo rango considerado en este estudio va desde los 450-464 t/km2), y tomando del dato de las 2.200.000 toneladas anuales que contempla el proyecto Pampas para 2030, resulta que esa generación demandaría la ocupación de unos 4.400 km2, es decir unas 440.000 ha, más de 20 ciudades de Buenos Aires.[51] En Jordania, la misma Fortescue Future Industries acordó con las autoridades de ese reino la sesión de 450 km2 para la producción solar potencial y 1.000 km2 para la producción potencial de energía eólica (con un número no precisado de aerogeneradores), una superficie equivalente a 7,2 ciudades de Buenos Aires.[52]

En cuanto a la localización del puerto o los puertos, se habló desde un primer momento de la construcción de uno nuevo, aunque también se barajó la posibilidad de acondicionar el actual puerto de Punta Colorada (utilizado por las sucesivas empresas que explotaron la mina de hierro de Sierra Grande). Ciertas fuentes revelaron que FFI analiza construir tres nuevos puertos en las cercanías para ampliar la capacidad de despacho del de Punta Colorada, y así llegar a exportar entre 20.000 y 25.000 t/d (8-9,13 millones de t/a) de amoniaco verde. [53] Sin embargo, en la conferencia de prensa de Viedma, Shuttleworth informó que aún se estaban evaluando los mejores lugares para la ubicación de los puertos para exportación.[54] Cuando se lo consultó a Pichot sobre el nuevo puerto (cuya localización la CEO se guardó de precisar) el ex rugbier coincidió en que la idea era construir un puerto nuevo, pero que no era un asunto cerrado. Que hoy resultaba más económico construir un puerto nuevo, pero que eso estaba en análisis.[55]

¿Por qué amoniaco además de hidrógeno?

La producción de amoniaco no está contemplada en el Plan Estratégico de la provincia. Los técnicos del Instituto Fraunhofer responsables del informe encargado por la provincia, contemplan la utilización de amoniaco como vector líquido de hidrógeno, aunque lo dan solo como una posibilidad a explorar. En la página 15 del mencionado informe señalan, con relación al transporte de hidrógeno: “Los procesos disponibles comercialmente son la compresión y la licuefacción. Se están desarrollando otros procesos, como la unión de hidrógeno en hidruros metálicos o la unión química en vehículos líquidos orgánicos de hidrógeno (LOHC) o el uso de otros productos químicos como vehículos de hidrógeno, como el amoniaco.”

Ciertamente, el hidrógeno presenta, entre otros muchos problemas, el de su almacenamiento y transporte, ante lo cual el amoniaco es presentado como una solución, ya que este último ya se almacena y transporta y las tecnologías para hacerlo ya están maduras. [56], [57] Como vector de hidrógeno, sería posible extraer el hidrógeno del amoniaco mediante un catalizador para luego usar solo el hidrógeno. Como combustible, el amoniaco podría utilizarse para generar electricidad en una celda de combustible, o ser quemado en una turbina como el gas natural. [58] Hay fuentes que indican que es preferible al hidrógeno en transporte marítimo.[59]

Sin embargo, el amoniaco presenta una serie de problemas. Es corrosivo y potencialmente tóxico. Su alta presión de vapor en condiciones estándar aumenta los riesgos asociados con estos peligros. [60] Además, en estado puro puede formar atmósferas explosivas mezclado con el aire (aunque en sí el amoníaco no es explosivo).[61] Llamativamente, el riesgo que entraña la manipulación del amoniaco ha estado totalmente ausente en los análisis del proyecto.

Actualmente no existe en el mundo una planta de producción de amoniaco verde a escala comercial. Recién en 2022 se espera inaugurar la primera en Dinamarca, la cual va a producir 5.000 toneladas al año de ese producto (para lo cual requerirá de 1.000 toneladas al año de hidrógeno verde).[62]

¿Hidrógeno/amoniaco verde para quién y para qué?

Obviamente no será para el consumo local. El Informe del Instituto Fraunhofer incorporado al Plan Estratégico de la provincia de Río Negro al menos traza un escenario doméstico (bastante poco realista y hasta cierto punto engañoso, lo cual en el fondo revela la intención exportadora del proyecto). La idea alemana (mantenida en el proyecto para Bahía Blanca, como veremos más adelante) es comenzar con la producción de hidrógeno verde para sustituir el hidrógeno gris que ya se produce y consume en el mercado local (sobre todo en refinerías y fábricas de fertilizantes[63]). De esta manera, se generan condiciones para escalar la producción y exportar a partir de 2030. El proyecto australiano pasa por alto la fase local inicial y arranca exportando. Agustín Pichot justificó el motivo: “no hay tecnología en el país y no hay consumo interno. Nos encantaría tenerlo lo antes posible”.[64]

¿Exportar a quién? Pichot reconoció que el insumo producido en Río Negro podría venderse en el Reino Unido (los alemanes del Fraunhofer obviamente proponen venderlo a Alemania).Eso ya está, eso ya es un hecho. (…) Ya tengo la compra, no tengo el hidrógeno todavía”.[65] Fuentes en Argentina revelaron en que Fortescue ya tendría un contrato de venta de hidrógeno verde con ese destino.[66] En el marco de la COP 26 de Glasgow, en coincidencia con el anuncio del proyecto Pampas, los australianos de la Fortescue anunciaron que se convertirán en los mayores proveedores de hidrógeno verde del Reino Unido. El anuncio lo hicieron luego de firmar un acuerdo (en realidad, un memorándum de entendimiento[67]) con JC Bamford Excavators (un fabricante de equipos de construcción[68]) y Rize Hydrogen (una distribuidora), quienes se habrían comprometido a comprar el 10% de todo su hidrógeno verde.[69], [70] La expectativa de las dos empresas británicas es poder distribuir todo ese hidrógeno en el Reino Unido, algo que aún no tienen garantizado: “Estamos caminando por el hidrógeno verde y ahora queremos que el Gobierno muestre su compromiso con el sector invirtiendo en autobuses, trenes, camiones, barcos, aviones y toda la cadena de suministro de hidrógeno verde”, declaró Jo Bamford, presidente de JCB.[71] Debe tenerse presente que en su Estrategia NET ZERO anunciada en octubre de 2021, el Gobierno de Reino Unido da un lugar destacado a la electromovilidad y a la producción de hidrógeno azul.[72]

¿Cuán verde está el proyecto Pampas?

Al margen de que la concreción del proyecto Pampas no está confirmada ni mucho menos,[73] hay dudas con respecto a los tiempos de ejecución del mismo, considerando la información aportada por las fuentes oficiales. De entrada, el proyecto deberá contar con un parque eólico, una planta desaladora (si bien no está cerrada la posibilidad de que se utilice agua dulce, por ejemplo la del acueducto Arroyo Ventana que abastecía de agua a la minera china MCC), una planta de producción de hidrógeno verde y una planta de producción de amoniaco. También deberá contar con un puerto de aguas profundas (uno nuevo o, en una primera instancia, uno ya existente, por ejemplo, el de San Antonio Este[74]).

Los estudios de factibilidad deberían extenderse por dos años (aunque, como vimos, Julie Shuttleworth avisó que se acortarán a uno), tras lo cual la empresa debería tomar una decisión con respecto a la inversión.[75] Luego se debería designar un contratista que efectúe el diseño del proyecto y otro que lleve adelante las obras, y más tarde presentar los estudios de impacto ambiental (EIA) para obtener la licencia ambiental. Digo “los” porque, en principio, la empresa debería presentar estudios de impacto ambiental separados para las distintas instalaciones, cada una con sus particularidades, de manera de dar tiempo razonable a la población para estudiar los documentos y recabar la información que estime necesaria, y así poder participar seria y responsablemente de las audiencias públicas.[76] Se me ocurren cinco EIA: uno para el eventual nuevo puerto (o la adecuación de uno viejo); otro para la planta desaladora; otro para la planta de electrólisis; otro para la planta de producción de amoniaco; y un último para el o los parques eólicos. (Debe recordarse que el complejo industrial que se pretende instalar estará ubicado en un área ambientalmente muy sensible, adyacente a dos áreas naturales protegidas, y que uno o varios de los parques eólicos probablemente sean instalados otra área natural protegida: la Meseta de Somuncura.) Por supuesto, estos EIA que la empresa debería presentar en forma segmentada deberían ser evaluados a la luz de una Evaluación Ambiental Estratégica (EAE) que el gobierno debería impulsar en las fases más tempranas del desarrollo del proyecto.

Recién luego de obtenida la licencia ambiental podría pasarse a la fase de construcción. La del parque eólico y la instalación del tendido eléctrico podrían llevar entre un año y medio y dos,[77], [78] la de la planta desaladora no menos de tres,[79] y así con las demás instalaciones. En mi opinión, es muy difícil que las primeras toneladas de hidrógeno/amoniaco verde se produzcan antes de 2027. 2022 podrá ser el año de los estudios de factibilidad (medición de vientos, suelos, y otros estudios); 2023 el del diseño final del proyecto (al menos la ubicación y diseño de los parques eólicos, suponiendo que avanzan con el diseño de las plantas y el puerto en 2022) y de la elaboración de la EAE por parte del gobierno y los EIA por parte de la empresa o consultoras (lo cual debería hacerse contando ya con el diseño final del proyecto); 2024, el de los procesos de obtención de licencias ambientales y de otros permisos (suponiendo que todos los EIA son presentados el mismo año, y que todos son aprobados sin observaciones); 2025 y 2026, podrán ser los años de la obra en sí: instalación de infraestructura para los trabajadores, la importación de los equipos, la construcción de los parques y plantas, eventualmente del puerto, etc., etc.

¿Qué se hizo del Instituto Fraunhofer?

El informe de factibilidad realizado por el Instituto Fraunhofer es un verdadero proyecto, con estudios de costos y plazos, y de hecho fue incorporado al Plan Estratégico de la provincia de Río Negro, comprendiendo un capítulo entero del mismo (el II). ¿Qué fue de este proyecto? Los alemanes virtualmente desaparecieron de la escena, eclipsados o desplazados por el desembarco de los australianos. Al respecto la gobernadora Carreras ensayó una explicación: “la diferencia respecto de los diálogos que teníamos con otras empresas (se refiere posiblemente al Instituto Fraunhofer) es que los primeros diálogos eran a nivel experimental, las plantas que se proponían eran plantas de baja escala con el fin de experimentar la tecnología y la empresa Fortescue nos ofrece o nos muestra un fuerte interés en hacer ya proyectos escalables porque ellos han desarrollado en Australia y otras locaciones experiencias para la comprobación de la tecnología por eso esa etapa estaría ya resuelta y nos toca a nosotros la oportunidad de llevarlo a un nivel industrial.”[80]

Si efectivamente la gobernadora se estaba refiriendo al informe del Instituto Fraunhofer, no es correcto que ese documento contemple una fase experimental, sí una fase piloto, como un paso previo a la exportación en 2030. En todo caso, los alemanes justifican la necesidad de cumplir con esa fase.[81] Tampoco parece muy consistente el argumento de que se optó por los australianos porque “ellos han desarrollado experiencias para la comprobación de la tecnología”, sin precisar a qué experiencias se refiere.

El estudio del Instituto Fraunhofer sigue formando parte del Plan Estratégico provincial, plan que ahora la gobernadora ve la necesidad estratégica de modificar, a menos de cuatro meses de su anuncio: “tenemos nuestro plan estratégico de hidrógeno desde hace meses muy madurado, por supuesto, ahora con esta inversión también vamos a hacer modificaciones en ese plan estratégico”.[82] Hoy vemos que el Plan ni tan maduro estaba ni tan estratégico era. Evidentemente, y más allá de la promocionada conformación de la Mesa de Hidrógeno Rionegrina, que no generó ningún documento, al menos ninguno que haya trascendido, ni siquiera una valoración por escrito (si es que la hubo) sobre el proyecto del Instituto Fraunhofer o del proyecto de Fortescue (al menos en los términos verbales en los que fue anunciado), la estrategia del gobierno es ir viendo sobre la marcha. En suma, una total improvisación.

IEASA (Integración Energética Argentina SA, la Ex ENARSA), empresa energética estatal que sí forma parte del consorcio H2Ar, anunció en octubre un acuerdo con el Instituto Fraunhofer para el desarrollo del primer proyecto a gran escala de producción de hidrógeno verde en el país con un piso de inversión de 200 millones de dólares.[83] El lugar: Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires, en donde IEASA cuenta con 200 ha en Puerto Rosales, dentro de una zona franca.[84], [85] El parque eólico a instalar para este proyecto sería de 200 MW (no de 2.000 como el rionegrino) y al igual que el rionegrino contempla la utilización de agua de mar.[86] El proyecto bonaerense del Fraunhofer apunta, en una primera etapa, a reemplazar el hidrógeno gris utilizado en el polo petroquímico de Bahía Blanca (en el refinado del petróleo y en la producción de fertilizantes) y una fase exportadora que podría comenzar en 2030.[87] El parque eólico y los electrolizadores comenzarían a instalarse en 2022.[88] Debe tenerse en cuenta que en su proyecto rionegrino, el Instituto Fraunhofer propone vender hidrógeno verde a esas mismas industrias, junto con otras ubicadas en Neuquén.[89]

Los puestos de trabajo del proyecto Pampas

Como comenté, la cifra de 15K empleos directos y 50k indirectos fue lanzada desde Glasgow. No queda claro de dónde salieron esos números, si de la empresa o del gobierno nacional. Muy probablemente haya sido de este último, ya que, cuando en la conferencia de prensa de Viedma se le preguntó a Julie Shuttleworth sobre el tema, se limitó a decir que, una vez tomadas las decisiones de inversión (que no están tomadas, obvio), se abriría la oportunidad para cientos y miles de puestos de trabajo, sin dar ninguna cifra precisa. [90]

Suponiendo que efectivamente son miles los puestos de trabajo directos, se me ocurren dos posibilidades. La primera es que aquellos 15 mil puestos de trabajo directos correspondan a la fase de máxima producción de hidrógeno verde. Es decir que sería una proyección a treinta años. Lo único que se me ocurre decir aquí es que es lamentable que la provincia no pueda o no quiera pensar en alternativas más sustentables para la generación de esa misma cantidad de empleos disponiendo de todo este tiempo (pensemos en lo que significó el desarrollo turístico de la costa rionegrina en los últimos treinta años, y en la proyección a futuro de otros balnearios, entre otros Playas Doradas). Una segunda posibilidad es que esos 15 mil puestos de trabajo correspondan a la fase de construcción de la infraestructura (plantas industriales, colocación de los molinos, planta desaladora, caminos, oficinas, etc.), fase que, en el mejor de los casos, comprenderá tres años. Una vez puestas en funcionamiento las plantas, la cifra de 15.000 puestos de trabajo aparece como exagerada, sobre todo tratándose de una empresa, Fortescue, que ha hecho un culto de la automatización como una forma de incrementar la eficiencia y optimizar los recursos.[91] Y aquí me permito hacer una pregunta: los cientos o miles de trabajadores contratados para la instalación de la primera fase, ¿serán los mismos cientos o miles que se ocuparán de la puesta en marcha de la segunda? Es decir, ¿el gobierno computa los empleos de las distintas fases como empleos distintos, aun pudiendo ser los mismos trabajadores que, luego de un periodo de inactividad, son tomados nuevamente por la empresa o la contratista?

Con relación al aporte argentino en producción de tecnología también hay dudas. Fortescue Future Industries ha anunciado recientemente la instalación de una fábrica de electrolizadores PEM (electrolizadores con membrana de intercambio de protones) en asociación con la empresa Plug Power, como parte de su estrategia de producción de 15.000.000 de toneladas de hidrógeno verde para 2030. [92], [93], [94] Esta fábrica, cuya concreción aún está sujeta a decisiones de inversión,[95] tendrá por cliente principal a Fortescue Future Industries (obvio). Sobre esto, Julie Shuttleworth explicó a medios internacionales: “El objetivo de FFI es convertirse en la empresa líder mundial, integrada y totalmente renovable de energía y productos ecológicos, impulsando la economía australiana y creando puestos de trabajo para Australia a medida que nos alejamos de los combustibles fósiles. Nuestro brazo de fabricación, que comienza con electrolizadores y se expande a todos los demás productos de la industria ecológica necesarios, presagiará un gran potencial para la fabricación y el empleo ecológicos en la región de Australia.”[96] Se concluye de estas declaraciones que muy probablemente (por no decir seguramente) los electrolizadores del proyecto Pampas se importarán desde Australia. Dada la urgencia del proyecto (que ha llevado a recortar el tiempo dedicado a los estudios de factibilidad, como dije que dijo Shuttleworth), no parece lógico suponer que la empresa australiana se demore en incorporar ideas y sugerencias de innovación locales, sea a través de INVAP o la CNEA.

No hace falta decir que las plantas desaladoras tampoco se harán aquí, teniendo en cuenta el amplio recorrido que Australia posee en la utilización de esa tecnología.

Un comentario con relación al tema del agua

El Informe del Instituto Fraunhofer (insistimos, incorporado al Plan Estratégico de la provincia) plantea la utilización de enormes cantidades de agua dulce de los ríos Limay y Negro. En cambio el proyecto australiano contempla el aprovechamiento del agua del mar. Esta opción no está exenta de serios problemas ambientales, por caso, el del volcado de salmuera al mar (la salmuera es una solución hipersalina residual). Sobre este asunto hay bibliografía de sobra, generada incluso en aquellos países que han apostado a esa tecnología (por razones de fuerza mayor, al no poder abastecer a sus poblaciones con fuentes de agua dulce) y desean minimizar sus impactos.[97] Hoy se sabe que los desechos de salmuera son un 50% más de lo estimado previamente, y que por cada litro de agua dulce obtenido vía desalinización se genera en promedio un litro y medio de salmuera.[98] Además, ese residuo líquido también suele contener rastros de productos químicos utilizados para desinfectar el agua.[99] ¿Qué cantidad de salmuera se echaría al mar en caso de que el proyecto Pampas llegara a concretarse? Si las 2.200.000 toneladas anuales corresponden efectivamente a hidrógeno verde y no a amoniaco, resulta que la producción diaria de ese vector es de 6.027 toneladas (2.200.000/365). Teniendo en cuenta que para producir una tonelada de hidrógeno verde se requieren aproximadamente nueve toneladas de agua dulce, resulta que para producir esas toneladas se precisaría por día una cantidad algo mayor a 54.243 toneladas de agua desalinizada (6027 X 9), lo que implica una producción diaria de poco más de 81.364 toneladas de salmuera (calculando 1.5 litros de salmuera por cada litro de agua dulce obtenido).[100] Esas toneladas se echarían al mar durante un número no precisado de años y en un punto ambientalmente sensible del Golfo San Matías.[101]

¿Áreas naturales protegidas en riesgo?

El complejo industrial (nuevo puerto de aguas profundas + planta desaladora + planta de producción de hidrógeno verde + planta de producción de amoniaco verde) se ubicará entre dos áreas naturales protegidas separadas por apenas 20 km: Puerto Lobos al sur (45.000 ha) y Complejo Islote Lobos al norte (hoy un ANP provincial de 18.000 ha incorporadas al futuro Parque Nacional Islote Lobos). Puerto Lobos no cuenta con un plan de manejo sino solo con una línea de base ambiental.[102] El actual ANP Complejo Islote Lobos sí posee un plan de manejo,[103] el cual propone, entre otras cosas, que el balneario Playas Doradas, ubicado a 10 km al norte del complejo industrial del proyecto Pampas, sea incluido en la zona de amortiguamiento del ANP.[104]

                            Ingreso al ANP Puerto Lobos. Foto tomada en 2018.                            

Con respecto al asunto del volcado de salmuera que comentamos anteriormente, hay que decir que el golfo San Matías presenta aguas más cálidas y salinas que la plataforma adyacente, sobre todo en los meses de verano debido a la intensa evaporación, y que es muy difícil anticipar qué efecto podría ocasionar en sus características oceanográficas el aporte de enormes cantidades de salmuera a lo largo de todo el año durante muchos años. Entre otras cosas, se desconoce cómo este vertido impactaría en las cadenas tróficas y en los mejillinares de los ambientes rocosos. Localmente, en Playas Doradas desemboca el arroyo Salado, el cual aporta escorrentías temporales de agua dulce que bajan de la meseta, y hay estudios que muestran que en ambientes estuarinos el impacto de la hipersalinidad puede ser mayor que en aguas 100% marinas.[105], [106]

Para finalizar, los ecosistemas marinos del golfo San Matías son vitales para la conservación de numerosas especies marinas, por su gran abundancia de hábitats y por la presencia de zonas de crías y desarrollos de diversas especies de aves y mamíferos marinos.[107] El proyecto Pampas claramente pone en serio riesgo la preservación de esos ecosistemas. A la presencia de un inmenso complejo industrial muy próximo a la costa, obstaculizando la circulación de especies entre dos áreas protegidas, y al vertido de enormes cantidades de salmuera en una zona del mar de circulación restringida en ciertos meses del año, debería sumarse el constante ir y venir de buques de gran calado y gran capacidad de transporte (lo cual, dicho sea de paso, también merecería un EIA propio). 

Así no se salva el planeta. 



[3] Una profesional-empresaria muy identificada con la industria minera. https://au.linkedin.com/in/julie-shuttleworth-b283706

[4] ¿Qué dice ese acuerdo marco? No lo sabemos con certeza. Lo que figura en la página oficial de la provincia no es el documento sino un Power Point con los principales puntos del acuerdo. En base a esa presentación y a un trascendido periodístico sabemos que el acuerdo plasma la intención de la empresa y de ambos gobiernos de llevar adelante proyectos verdes en general, como la producción de hidrógeno verde, nitrógeno verde, amoníaco verde, fertilizantes verdes, metales verdes y todos sus productos derivados, comprometiendo a ambos gobiernos a colaborar en todo lo que haga falta. Ese trascendido también revela que la provincia de Río Negro se compromete a reembolsar a la empresa los montos invertidos en estudios si el proyecto finalmente no se concreta.

[6] Debe decirse que, contando un nuevo parque eólico a inaugurarse en diciembre 2021 y enero 2022, la potencia instalada en todo el país alcanzará los 3.288,80 MW, es decir que el parque eólico a instalarse en Río Negro para aportar electricidad al proyecto Pampas correspondería al 60% de la potencia instalada en eólica en todo el territorio nacional, y al 39% de la potencia en renovables.  https://www.rionegro.com.ar/el-mes-que-viene-se-sumaran-mas-de-120-mw-de-energia-renovable-2049141/

[18] Boletín Oficial de la República Argentina. Año CXXIX Número 34.683, pg. 4 y 5. Martes 22 de junio de 2021.

[22] https://www.rionegro.com.ar/la-inversion-para-el-hidrogeno-verde-sera-en-cuatro-etapas-2020514/

[27] https://desarrolloenergetico.com.ar/fortescue-un-proyecto-de-hidrogeno-o-un-globo-de-ensayo/ 

[40] https://www.rionegro.com.ar/hidrogeno-verde-se-conoceran-hoy-mas-precisiones-sobre-la-propuesta-2053023/ Conferencia de prensa: 23’ 20’’ En principio, esos cientos de miles de dólares deberían ser devueltos a Fortescue por la provincia en caso de no concretarse el proyecto, según los detalles que trascendieron del acuerdo marco firmado entre los gobiernos provincial y nacional y la empresa.

[43] Tras una inyección de 20 millones de dólares por parte del gobierno nacional (15 millones) y la provincia de Mendoza (5 millones), y luego de llegar a un acuerdo con sus acreedores para reestructurar su deuda, IMPSA se lanzó a la búsqueda de nuevos proyectos que le permitan solventar los pagos de esa deuda. https://www.cronista.com/economia-politica/el-futuro-de-impsa-negocios-con-el-estado-y-dirigencia-politica-en-su-directorio/;  https://www.cronista.com/apertura-negocio/empresas/el-numero-uno-de-impsa-devela-como-sera-el-dia-despues-del-ingreso-del-estado-como-accionista/

[50] Ciclo Charlas Jueves de Hidrógeno, https://www.youtube.com/watch?v=doDdTpVtIxw 14’ 20’’

[51] Ciclo Charlas Jueves de Hidrógeno, https://www.youtube.com/watch?v=Rol1ICoQ7KU, 34’.

[56] Salgado, L. y Scandizzo, H. 2021. Humo Verde. La promoción del hidrógeno como vector energético, p. 6. https://opsur.org.ar/2021/11/12/humo-verde-notas-y-comentarios-sobre-la-promocion-del-hidrogeno-como-vector-energetico/

[60] Ammonia: zero-carbon fertiliser, fuel and energy store POLICY BRIEFING. https://royalsociety.org/-/media/policy/projects/green-ammonia/green-ammonia-policy-briefing.pdf

[63] Actualmente se consumen en todo el país unas 328.000 toneladas de hidrógeno gris.  https://www.youtube.com/watch?v=doDdTpVtIxw&t=2286s 43’ 30’’

[68] JCB ofrece a través de su página web una amplia gama de maquinarias y vehículos, incluso para la industria militar. Al respecto, la empresa se jacta de que sus vehículos militares especializados se han utilizado en los entornos más duros en operaciones en todo el mundo. https://www.jcb.com/en-gb/products/defence-products

[73] Al parecer, luego de los anuncios de Glasgow, un grupo de inversionistas de Fortescue pidió a la empresa una reunión informativa para comprender esas estimaciones de costos. Elizabeth Gaines, la empresaria y CEO de Fortescue Metals, aclaró: “En realidad, no hemos anunciado ni aprobado ningún proyecto.” “Todo lo que hayamos anunciado, incluido Gladstone (por la fábrica de electrolizadores, nota nuestra), hemos proporcionado una estimación de capital para eso. Así que queda un largo camino por recorrer en varias de estas áreas.” https://reneweconomy.com.au/forrests-relentless-pursuit-of-green-hydrogen-deals-extends-to-jordan-and-argentina/

[76] La ley provincial N° 3266 que regula los procedimientos de evaluación de impacto ambiental en Río Negro, establece en su Artículo 3, que estarán sujetos a esos procedimientos la construcción de obras para la generación de energía hidroeléctrica, térmica, solar, eólica o nuclear, así como también los respectivos transportes, tratamientos, depósitos y cualquier otra actividad y/o gestión referida al manejo de residuos y materiales propios de la actividad.

[81] Orientada al reemplazo del hidrógeno gris por el verde, utilizado en refinerías y fábricas de fertilizantes, es decir que el hidrógeno verde está orientado a sostener actividades vinculadas con los petronegocios y agronegocios. La utilización en movilidad pare el 2025, planteada en el escenario domestico del informe del Instituto Fraunhofer, es muy poco realista. https://opsur.org.ar/2021/11/12/humo-verde-notas-y-comentarios-sobre-la-promocion-del-hidrogeno-como-vector-energetico/

[89] Schröer, R., Bard, J. y Plaisir, M. 2021. Estudio sobre la producción de hidrógeno verde en la provincia de Río Negro. Informe del Instituto Fraunhofer encargado por la provincia de Río Negro. 102pp.

[97] Miller, S., Shemer, H. y Semiat, R. 2015. Energy and environmental issues in desalination. Desalination 355 (2015): 2-8 (disponible en Internet https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0011916414006377?casa_token=9Bmw_uER9qsAAAAA:63VWRP1QnDZne9QyI6EvjudF9vrB4AQN6d6Sj_s2Xu935GaaLLhZNfL3MKsl_SeRrZPcVZ1-rkqq); Elsaid, K., Sayed, E. T., Abdelkareem, M.A., Baroutaji, A., y Olabi, A. G. 2020. Environmental impact of desalination processes: mitigation and control strategies. Science of the Total Environment 740 (2020) 140125 (disponible en Internet https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0048969720336469?casa_token=ZcTi5GlJ5AQAAAAA:PLsIbfd1fbsKaq7xnkLFJ-pur80j4izvNwum-753ok5lAlzfQyIl8gixNynGHwGniYqupK2hSWkJ); Almarza, A. S. 2019. Desalinización de agua de mar. Implicancias Jurídicas en Chile. Actividad formativa equivalente a tesis magister de derecho ambiental. Universidad de Chile. Facultad de Derecho (disponible en Internet https://repositorio.uchile.cl/bitstream/handle/2250/172899/Desalinizacion-de-agua-de-mar-implicancias-juridicas.pdf?sequence=1&isAllowed=n).

[100] Si, en cambio, los 2.200.000 corresponden a amoníaco verde (porque insistimos, las cifras arrojadas son confusas), y teniendo en cuenta que se requiere de 1 tonelada de HV para la producción de 5 toneladas de AV, entonces la producción de HV sería de poco más de 1.205 toneladas diarias, no 6.027 (lo que implicaría unas 10.845 toneladas de agua desalinizada por día y una producción diaria de salmuera de 16.265 toneladas.

[101] Considerando que 1 litro de salmuera pesa 1,23 kg (0.00123 toneladas), 81.364 toneladas de salmuera equivaldrían a 66.149.593 litros, es decir a 66.149,593 m3. De lo que surge que el volcado diario de salmuera al golfo San Matías en ese punto de Playas Doradas tendría un volumen aproximado equivalente a 50 obeliscos de la ciudad de Buenos Aires (volumen del obelisco porteño: 1.378 m3); más de 18.000 obeliscos de salmuera al año.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Otro volantazo verde del gobierno: ahora el amoniaco

SUSTENTABLE ES OTRA COSA

Minuto 44 del segundo tiempo

AMOR POR LOS BOSQUES SEGURO NO ES

2060

Transición

Advierten el fin económico del hidrógeno verde en Río Negro

Una nueva mentira verde. El Hidrógeno